chastity formula

Friday, May 27, 2016

El jefe de Liturgia del Vaticano insta a los sacerdotes para que celebren la Misa ad Orientem

 El jefe de Liturgia del Vaticano ha hecho un llamado para todos los sacerdotes de manera que celebren Misa mirando al este (oriente).

En una entrevista con la revista Católica francesa Famille Chrétienne, el Cardenal Robert Sarah recordó que el Concilio Vaticano Segundo no requería que los sacerdotes celebraran Misa mirando al pueblo.

Misa ad Orientem
Esta manera de celebrar la Misa, dijo, era una “posibilidad, pero no una obligación”. 

Lectores y oyentes deben mirarse unos a otros durante la Liturgia de la Palabra, indicó.

“Pero en el momento que uno se dirige a Dios –desde el ofertorio en adelante- es esencial que el sacerdote y los fieles miren juntos hacia el este. Esto corresponde exactamente con lo que los padres del Concilio deseaban”.

El Cardenal Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, rechazó los argumentos que sostienen que los sacerdotes que celebran mirando hacia el este, están dando la espalda a los fieles “o están en contra de ellos”.

Más bien, dijo, todos están “mirando en la misma dirección: hacia el Señor que viene”.

“Es legítimo y cumple con los textos y el espíritu del Concilio”, indicó. “Como prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, deseo recordar que la celebración versus orientem está autorizada en las rúbricas, que especifican los momentos en los que el celebrante debe girar y mirar a los fieles. Por lo tanto no es necesario tener un permiso especial para celebrar mirando hacia el Señor”.

El Cardenal Sarah remarcó un artículo que escribió el año pasado para L’Osservatore Romano, en el cual dijo que era “totalmente apropiado, durante el rito de penitencia, el canto del Gloria, las oraciones y la plegaria Eucarística, que todos, sacerdotes y fieles se voltearan hacia el este, de manera que puedan expresar su intención de participar en la labor de adoración y redención alcanzadas por Cristo”.

El Cardenal añadió en aquel artículo, que la Misa en dirección al este pudiera ser “implementada en catedrales, donde la vida litúrgica debe ser ejemplar”.
  


Traducción libre