chastity formula

Friday, August 7, 2015

Como tierra reseca te busque: Mi encuentro con la Misa Extraordinaria

Desde mi nacimiento mis padres me criaron en la Iglesia Católica. Asistí a un colegio "Católico" y pensé que eso era todo lo que había dentro de esta Iglesia. Con el paso de los años empecé a entender la Misa Ordinaria, que es el único rito que se celebra en mi país.

Hace 5 años retorné definitivamente a casa, luego de mucha confusión, pruebas y renuncias. Mucho ayudó el ver el compromiso con la Fe por parte de varias personas en Estados Unidos. Allí aprendí temas que no se tocan en las catequesis de preparación a los sacramentos en la ciudad donde vivo ahora.

En esta búsqueda empecé a cuestionar si el rito en el que yo nací y crecí era todo lo que había. En la lectura de distintos textos del Vaticano II, descubrí que varias cosas ahora se permitían y muchas de las que yo veía no estaban ni siquiera mencionadas allí. Un documento, conecta a otro y cuando fue el momento empecé a leer sobre el rito que ahora llaman extraordinario o como muchos le llaman despectivamente Misa en latín.

Ya en Estados Unidos me sorprendió ver muchas jóvenes usando el velo en Misa y Adoración Eucarística. Por ello, también leí sobre esta costumbre y llegó un día en que decidí que era mi turno. Poco a poco busqué incorporar a mi vida de oración un reto más (además de ampliar el tiempo) y empecé a aprender el rezo del Padre Nuestro y el Ave María en latín. Luego vinieron los videos de Misas celebradas por Santo Padre Pio de Pietrelcina y papa Pio XII. Es importante recordar que el Papa Benedicto XVI  en el Motu Proprio "Summorum Pontificum" reitera la unidad del Rito Romano o Latino, el cual se expresa en dos formas: la Ordinaria y la Extraordinaria. Sin embargo, muchos pasan por alto este documento.

Luego de esta revisión fue evidente que mi curiosidad creció a un punto máximo. Empecé a preguntar y nadie en mi país celebraba este rito antiguo. Empecé a buscar en países vecinos, encontré algunos lugares donde quizás podría ir. Quise ir al encuentro sobre Liturgia Sacra en Nueva York, pero el tema económico y de tiempo no coincidían. Cuando me resigné a dejar esta inquietud, encontré un día el anuncio del congreso en Chile del Summorun Pontificum.

Cuando revisé la factibilidad de asistir, todo dio positivo. Entonces para qué esperar más?.
El primer día donde hubo la celebración de Misa por la mañana, me fui directo al rito extraordinario. Un poco nerviosa porque aun no domino las posiciones y no tenía un misal. Al final, en caso de duda uno puede permanecer de rodillas y no hay problema. La primera impresión de la Misa rezada? Yo y el otro asistente a la Misa no “participábamos” de manera activa. Y sí, uno pasa de rodillas más tiempo que en la Misa normal, pero las horas frente al Santísimo ya me dieron entrenamiento para estar en esta posición. 

El segundo día, fui primero a la Misa de rito ordinario en latín (las lecturas se realizan en español). Esto me dio la posibilidad de simplemente observar la celebración del rito extraordinario. Descubrí con cuidado muchas cosas que leí cuando preparé alguna catequesis sobre Liturgia, cuando hablé sobre el sacramento de la Eucaristía y que no me cuadraban en el rito que celebran en mi ciudad. De cerca, y con la posibilidad de observar y casi escuchar los susurros del sacerdote en la celebración, pude ir comprendiendo este sacrificio incruento en el altar. Todos los gestos, el cuidado, el respeto, la solemnidad tanto del sacerdote como del monaguillo eran para mi impresionantes.

Ese segundo día, en horas de la tarde se celebró la Misa cantada. La primera Misa cantada en mi vida. Me conmovió ver a las demás mujeres y niñas con el velo, pensando para mi misma ahora sí no soy la “rara”. En el Motu Propio del Santo Papa Pio X “Tra Le Sollecitudini” se menciona que la música está al servicio del culto, razón por la que no puede ser la protagonista de una Misa. En este caso, desde el canto de entrada, el Gloria, el Kyrie, el canto de la comunión y hasta el final, la música no incomodó ni protagonizó, al contrario acompañó en lo solemne de la celebración.

En esta celebración fue más evidente algo que es muy importante en el rito ordinario y que es la participación activa del que asiste a Misa. En esta Misa pasé mucho tiempo de rodillas, en oración en mi corazón, observando algo extraordinario, donde yo ni mis hermanos reunidos en el templo teníamos que ser los protagonistas. El incienso se usa de manera constante, y si bien alguna vez pensé que este podría causarme alergia, uno reconoce que ese olor está asociado a algo fuera de este mundo. Entre lágrimas reconocí cómo este es el sacrificio de Jesús al Padre, por amor a los que en silencio estábamos presentes, y por amor a aquellos que esperamos algún día estén presentes. Esta presencia real de Jesús y su Corte Celestial fue evidente, de rodillas y mirando fijamente el altar, me sentía estremecer. Uno que se reconoce pecador, se siente conmovido de poder estar allí presente, cada músculo tiembla de emoción y se conmueve con el santo Sacrificio de Jesús.

Comprendí a cabalidad por qué debo un respeto a un sacerdote, pues esas manos en el momento de la Misa, tocan a mi Señor. Comprendí muchas cosas más con mi mente, al mismo tiempo que mi corazón clamaba por dentro: ESTE ES EL CULTO QUE TU TE MERECES DIOS TODO PODEROSO!!! A ti el Honor y la Gloria por los siglos de los siglos!. Creo que todos los salmos de alabanza de la Liturgia de las Horas brotaron desde lo más profundo de mi ser.

El momento de la Comunión fue realmente de gozo! Hace unos meses estuve meditando sobre este momento. El mismo Cristo resucitado ofreciéndome el alimento que mi alma necesita para la vida eterna. Realmente tiene sentido recitar el acto de contrición y repetir tres veces el “Señor, no soy digna de que entres en mi casa, pero una palabra Tuya bastará para salvarme”. Allí, de rodillas esperando mi turno para recibir a Cristo en tan humilde forma, mi corazón latía como cuando uno va enamorado al encuentro del Amado. Y en ese instante escuché: “Corpus Domini nostri Jesu Christi custodiat animam tuam in vitam aeternam. Amen” (“El Cuerpo de nuestro Señor Jesucristo guarde tu alma para la vida eterna. Amen”).

Cuanta belleza! Cuanta sacralidad y respeto! Si el problema de que mucha gente se queja de que la Misa es aburrida, es porque no han vivido esta celebración y definitivamente ignoran lo que acontece. Al final de la Misa, no pude evitar pensar que mucha gente jamás es preparada para la Misa y mucho menos tiene la oportunidad de conocer este rito como parte de la riqueza que preserva la Iglesia.

No pude evitar tampoco, sentir mucha tristeza, porque estuve a la entrada del Cielo, y ahora me toca volver a una ciudad, donde ni siquiera el rito ordinario se celebra con esmero. Del monte donde vi a mi Señor, al desierto, donde la Misa es maltratada por complacer a los asistentes, por agradar al mundo. Muchos pensamientos más tuve luego de esta experiencia, pero ahora comprendo porque la búsqueda, el prepararme… y es que a falta de una guía por parte de los sacerdotes, un católico debería prepararse a si mismo. El rezo del Rosario, la Adoración Eucarística, la Confesión y la oración constante, fueron creando en mi un espíritu dispuesto a la contemplación, razón por la cual pude vivir y sentirme en casa durante las Misas de rito extraordinario. Me bajé de mi comodidad y flojera, para buscar al Amado, al que sacia mi sed. Y cuanto amor derramó sobre mi, pequeña hijita suya.

Ruego a Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y pido la intercesión y oración de los ángeles, santos y de nuestra Madre, para que más cristianos puedan conocer, educarse y tener la dicha que yo experimenté por breve tiempo.

Judica me, Deus, et discerne causam meam de gente non sancta.

Wednesday, July 1, 2015

Pagans?

Recently I saw a small local brand name: Pagana (in the female ending for Spanish). The brand was over wallets, skirts, simple dresses. 
A friend of mine liked one wallet, and showed to me, but then she said: it is all cute but look inside. And there I saw the brand: PAGANA. 
We giggled until the owner came (a woman in her late 20s) and she said it was her brand...."because after all aren't we all "pagans"?
My friend looked at me and said: not her. 
And she was outraged when I said: Indeed I'm daughter of God and saved by Christ, sheltered by the Holy Spirit and in loving relation with my Mother Mary. 
If looks could kill, I'd be dead now.


I live now for the last four years back in my country, where indeed many are pagans. Regardless they baptize their children, there is a general acceptance (even by some priests), that is ok to go occasionally to Mass, even receive Communion with no previous repentance, and then go have a preste (these are 3 or more day parties) and give the cult to Bacchus and other acts of concupiscence.

Talking with my mom, I was wondering a while ago, why is it so? I know God's path is stretch and many times you really sweat. But how could you despise this burden if His promise is clear? Eternal, loving life in Union and Communion with Him!!! To fill in abundance this ache in our hearts FOREVER!

This world must be very pleasant to most people, that they prefer to become pagans and walk along the wide path, thinking this is the only life they will ever live.

Why do we reject that stretch path and chose to become pagans? Lately, I've learned the Prayer of the Heart (or the Jesus Prayer), more popular in the Eastern Church than in the Roman. This is sincerely a jewel. It is simple: Lord Jesus Christ, Son of God, have mercy of me (and there are many variants), yet the more you repeat it, the more it goes deep into your heart.

This prayer is transforming many things in my life, but above all, I'm learning to TRUST GOD and His Plan. There is more than just that, but alone this prayer is teaching me that is better not to become a pagan again.

+AMDG+


Wednesday, May 27, 2015

¿Puedo permanecer callada?

Por idealismo, acepté un trabajo como funcionaria pública. Pensé que finalmente podría aportar con algo a este país. Tenía muchas ganas de trabajar, de armar proyectos, de capacitar, de activar iniciativas.

También por solidaridad, acepté este trabajo. He sido una crítica severa contra el APARATO PÚBLICO por años. Al tener la oportunidad consideré que podría ver desde adentro aquello que tanto critiqué y que como en el caso de USA, no tuve mejor opinión hasta que viví allá. Claro eso al menos no tuvo un resultado tan trágico como este. Si bien el país del norte tiene sus grandes peros, también hay muchas ventajas (para los ciudadanos).

He aguantado 2 años y 7 meses, pero llega siempre el día en que la VERDAD y los valores que me inculcaron mis padres chocan con la ideología del #AsíNoMasEs. He sido testigo del despotismo y del amplio despliegue de soberbia, sin contar la inmensa cantidad de chismes, acusaciones y demás atropellos. 

Pronta a cortar cadenas, ya que las desavenencias con el nuevo jefe suman y siguen. Hoy volvió a salir el tema debo firmar un informe con una opinión técnica que no puedo sostener y con la que estoy en contra. Me imagino que ellos van muy acostumbrados a agachar la cabeza, pues el no ha conocido otro tipo de trabajo ni mucho menos jefes más idóneos como aquellos con los que yo he tenido la oportunidad de trabajar.

Pero no puedo evitar quedarme apenada de como estos humanos déspotas tratan a mis compañeros, que llenos de miedo, amenazas y autoestima pisoteada, no pueden expresar sus ideas. Este es el país de "así no más es" - "así siempre ha sido". Muchos de mis compañeros no tienen otra fuente de ingreso y en la mayoría de casos tienen un hijo que mantener, si no es que toda una familia.

Esta no debería ser la razón para tanto maltrato y abuso de poder. Sin embargo, esta situación se repite constantemente y como un ciclo cerrado.

Muchos temen el día en que llega el memo donde te despiden. Creo que yo soy la rara que lo espero, lo añoro. Pero si el día empieza a prolongarse, también estoy lista para renunciar, porque aceptar con el silencio o paciencia es también darles la razón, como si sus amenazas de que uno no es indispensable hicieran eco. 

Papá Dios hablará a mi corazón. Y podré decidir si es mejor esperar o dar el paso que finalmente me libere de esta prisión inhumana, que lastimosamente está al mando en el país. Soy muy bendecida de haber aprendido en los últimos días la importancia de la oración del corazón (de los Padres del Desierto), además de practicarla con mucha regularidad. Y definitivamente ya va siendo tiempo de explorar esa 3ra llamada. 

Definitivamente, la carga, las palabras duras, no son más que un pequeño pinchazo comparado con el dolor de mi Señor Jesucristo en la Cruz. Por amor a Ti es posible perseverar en la adversidad, y ser un consuelo para los afligidos.

+AMDG+

Sunday, April 19, 2015

Un ciego que guía a otro ciego

El año pasado acepté la invitación de ser parte de la catequesis de confirmación de la Basílica Menor en La Paz, Bolivia. Lo reconozco, nunca llevé cursos de catequista en esta ciudad, pero me alentó mi mamá, con quien casi a diario hablamos de nuestra Fe, la Iglesia, nuevos aprendizajes y más. 

Mi maestro es Jesús mismo, que junto a su Madre (en el rezo del Rosario) y los santos, que a través de sus escritos me han dado a conocer mucho, he aprendido y sigo en el proceso. Yo nunca fui bien preparada de jóven, supongo que mis catequistas tenían siempre el mínimo de preparación y seguro se daban palmaditas diciendose que estaban haciéndolo bien. Pues no! de mi grupo de colegio con quienes hice la confirmación, creo que sólo a la fecha quedamos 2 bien comprometidos, quizás unos 10 más revolotean pero nunca se animan a tomar una decisión firme....y los restantes 121 fueron espantados (Dios no quiera que de por vida). 

Es por esta razón, que cuando finalmente decidí que sólo Cristo es el camino y que no me haría mayor problema de doblar mis rodillas ante Él, empecé a leer, a buscar y aprender bajo su guía. Cuando volví a mi ciudad tenía ganas de compartir con los más jóvenes todas estas maravillas que Dios nos regala. También me motiva la preocupación que tengo por como ahora los jóvenes son más confundidos con un mundo cada vez más hambriento de condenar nuestras almas. Al aceptar el reto de la catequesis esperaba que la "Responsable" fuera una persona preparada. Durante los siguientes 7 meses descubrí que la "Responsable" hace el esfuerzo mínimo. Nunca hay lecciones preparadas con anterioridad, no hay programa, se usa un libro que no es adecuado, no hay puntualidad y pues el caos impera.
Como fui preparada y di clases siempre de manera ordenada, con los contenidos preparados con calma y sin improvisar, supe que acá no podría ser diferente. Por tanto me dí la tarea personal de preparar cada una de mis charlas cuidadosamente. ESTÁN EN JUEGO LAS ALMAS DE ESOS JÓVENES. Y aún así, podía tener mi tema preparado pero la "responsable" a último segundo (y bajo lo que llama -inspiración del E.S-) me cambiaba el esquema. Improvisación tras improvisación, desorden tras desorden se llegó a la administración del Sacramento. 

Hablé en más de una ocasión con el párroco, sugiriendo poner orden para el próximo año (este 2015), le pedí que se pudiera cambiar de libro a mínimamente el Compendio del Catecismo. Armé un programa basado en este libro, con fechas y algunas actividades complementarias. Si hay algo que aprendí en los seminarios de la Teología del Cuerpo, es a como se debe dar un tema de catequesis. El mismo párroco aceptó que la "responsable" está mal preparada y algo más. 

Con todo, supuse que iniciar el 2015 sería bajo un nuevo esquema. Con orden, claridad y sobre todo temas preparados y una correspondencia, para evitar las improvisaciones. Sin embargo en la primera reunión de coordinación empezó la incoherencia. La "responsable" dijo que se podía usar el libro antiguo (que está mejor para una clase de psicología) y sin aterrizar en concreto. Tuve que recordar al párroco lo que hablamos el año pasado, sobre un programa, cambiar el texto y poner las pilas para dejar de enseñar las rondas y empezar a enseñar realmente lo básico que esta Iglesia establece.

La "responsable" se habrá visto intimidada, porque durante las semanas siguientes siempre me restregó que ella era la "RESPONSABLE" y por ende yo tendría que acatar lo que ella establezca. Lo dicho, no fuera conflicto para mi esto de acatar órdenes, si fuera una persona PREPARADA. Lamentablemente de 3 cosas no sale, es fácil reconocer que no tiene una vida de oración ordenada, nunca prepara su clase, prefiere camuflar todo con dinámicas y cuando todo lo demás falla, abre el episodio de las lágrimas. 

Son ya 3 semanas efectivas de avance, y por mucho que haya un programa, un texto, un compromiso escrito que deben los chicos firmar (se les pide por favor realizar las lecturas del texto, 4 o 5 páginas para avanzar el tema) y la charla que le di a la "responsable" sobre PREPARAR los temas...las cosas no han cambiado.

El salón donde se dan los encuentros no tiene algo que para mi es esencial: un CRUCIFIJO y pese a que le solicité al párroco en más de una ocasión, veo que este elemento sigue siendo el gran ausente. Es justamente Cristo en la Cruz, Él que constantemente me recuerda que todo será posible si estoy dispuesta a aceptar los dolores de mi propia cruz. Y sobre todo que en Él todo se puede. 

Ayer, luego de pensar mucho, hablar con la superiora de las MC (donde me formo para consagrarme a Cristo) he decidido que no puedo continuar avalando estas acciones que ocasionan más daño en la Iglesia. Como el párroco a todo sonríe y no corrige, pues prefiero dar un paso atrás.

Me acogen las MC y me confían dos personitas para la confirmación. Como decía Madre Teresa, no es la cantidad pero la calidad...así tengamos que hacer todo por salvar un alma! Pero la manía hoy parece ser cantidad! y NO importa si son preparados en lo básico que enseña esta Iglesia. 

Con mucha pena porque una Basílica menor no debería tener a un ciego guiando a otros ciegos y porque el párroco no tiene la fortaleza para corregir, les pido que por favor oremos por este párroco, por esta "responsable", que estoy segura se repiten en tantos otros lugares de este planeta y por eso estamos como estamos.

Glória Patri
et Fílio
et Spirítui Sancto.
Sicut erat in princípio,
et nunc et semper
et in sæ´cula sæculórum. Amen.

Wednesday, April 1, 2015

Cuaresma y el Camino del Peregrino

Llegando a la tercera semana de Cuaresma me parecía que no había tenido ni tiempo, ni nada que me sacudiera en mis pilares. Hasta que encontré este auto examen de conciencia incluido en una obra ortodoxa Rusa de 1884: El Camino del Peregrino. Lo fui traduciendo para compartirlo ya que cada punto es demasiado profundo y realmente hizo que me ponga a pensar y darme cuenta que, al igual que el autor, ando en esas condiciones. 
Que nuestro Padre en el Cielo, se apiade de nuestra pequeñez, nos enseñe a través de su amado Hijo y con el poder de su Espíritu nos fortalezca, para que podamos vencer estos obstáculos que nos alejan de Él.  
+AMDG 
1) Yo no amo a Dios. Porque si yo amara a Dios yo debería estar continuamente pensando en Él con sincera alegría. Cada pensamiento de Dios me daría alegría y deleite. Por el contrario, mucho más a menudo y con más entusiasmo, estoy pensando acerca de las cosas terrenales, y pensar en Dios es mucho trabajo de obra y árido. Si yo amara a Dios, luego de hablar con Él en oración, este sería mi alimento y placer que me atraería a la comunión ininterrumpida con Él. Pero, por el contrario, no sólo no encuentro ningún placer en la oración, sino que incluso parece un esfuerzo. Lucho con renuencia, estoy debilitado por la pereza, y estoy listo para ocuparme con cualquier bagatela poco importante, aunque sólo acorta la oración y me aleja de él. Mi tiempo se diluye en ocupaciones inútiles, pero cuando estoy ocupado con Dios, cuando me pongo en su presencia cada hora parece un año. Si una persona ama a otra, piensa en él durante todo el día sin cesar, lo imagina para sí mismo, se preocupa por él, y en todas las circunstancias su querido amigo nunca está fuera de sus pensamientos. Pero, a lo largo del día, apenas aparto ni una sola hora en la que me hunda profundamente en la meditación sobre Dios, para inflamar mi corazón con amor a Él, mientras entrego ansiosamente y con fervor veintitrés horas ofrendas a los ídolos de mis pasiones. Estoy adelante para hablar de asuntos frívolos y cosas que degradan el espíritu; eso me da placer. Pero en la presencia ante Dios soy seco, aburrido y perezoso. Incluso si estoy involuntariamente atraído por otros a una conversación espiritual, trato de cambiar rápidamente de tema a uno que agrade a mis deseos. Soy incesantemente curioso por las novedades, sobre los asuntos cívicos y los acontecimientos políticos. Me empeño en buscar la satisfacción de mi amor por el conocimiento de la ciencia y el arte, y en las formas de hacer las cosas que quiero poseer. Pero el estudio de la Ley de Dios, el conocimiento de Dios y de la religión, hacen poca impresión en mí, y no satisfacen el hambre de mi alma.

Para decirlo en breve, si el amor de Dios es reconocido por la observancia de sus mandamientos (Si me amáis, guardaréis mis mandamientos, dice nuestro Señor Jesucristo), y no sólo no los guardo, pero incluso hago poco intento de hacer así; entonces la conclusión verdaderamente absoluta deduce que no amo a Dios. Eso es lo que Basilio el Grande dice: "La prueba de que un hombre no ama a Dios y su Cristo, radica en el hecho de que él no guarda sus mandamientos".

2) Tampoco amo a mi próximo. Porque no sólo soy incapaz de decidirme si daré mi vida por su bien (como pide el Evangelio), pero ni siquiera puedo sacrificar mi felicidad, el bienestar y la paz, por el bien de mi prójimo. Si yo lo quisiera como a mí mismo, como el Evangelio requiere, sus desgracias me angustiarían a mí también, su felicidad sería un deleite para mí también.
by John Fenzel
Pero, por el contrario, escucho historias curiosas e infelices acerca de mi vecino y no me angustian; permanezco bastante tranquilo o lo que es aún peor, siento una especie de placer al escuchar estas. La mala conducta por parte de mi hermano no la cubro con amor, sino que la proclamo con garantía hacía afuera. Su bienestar, honor y felicidad no me complacen como si fueran propios, y, como si fueran algo completamente ajeno a mí, no me provoca ningún sentimiento de alegría. Lo que es más, sutilmente despiertan en mí sentimientos de envidia o desprecio.

3) No tengo ninguna creencia religiosa. Ni en la inmortalidad, ni en el Evangelio. Si yo estuviera firmemente persuadido y creyera sin duda que más allá de la tumba se encuentra la vida eterna y la recompensa por las obras buenas de esta vida, yo pensaría continuamente en esto. La sóla idea de la inmortalidad me debería estremecer y yo debería llevar esta vida como un extranjero que se prepara para llegar a su tierra natal. Por el contrario, ni siquiera pienso en la eternidad, y considero el final de esta vida terrenal como el límite de mi existencia. El pensamiento secreto dentro de mí es: ¿Quién sabe lo que sucede después de la muerte? Si digo que creo en la inmortalidad, entonces yo estoy hablando de lo que está en mi mente, y mi corazón está muy lejos de una convicción firme al respecto. De eso da testimonio abiertamente mi conducta y mi cuidado constante por satisfacer la vida de los sentidos.
Si tuviera el Santo Evangelio en mi corazón con fe, como la Palabra de Dios, debería estar ocupado continuamente con ello, debería estudiarlo, encontrar placer y con profunda devoción fijar mi atención en ella. La sabiduría, la misericordia, el amor, se ocultan en ella; me llevaría a la felicidad, debo encontrar alegría en el estudio de la Ley de Dios día y noche. En esta palabra encontraría alimento como el pan de cada día y mi corazón estaría atraído a mantener sus leyes. Nada en la tierra sería lo suficientemente fuerte como para alejarme de esta palabra. Por el contrario, de vez en cuando leo o escucho la Palabra de Dios, pero aun así es sólo por necesidad o por un amor general del conocimiento, y me acerco a ella sin mucha atención, me resulta aburrida y poco interesante. Normalmente llego al final de mi lectura sin haber tenido beneficio, y bien dispuesto a cambiar con lectura secular, en la que tomo más placer y encuentro temas nuevos e interesantes.

4) Estoy lleno de orgullo y amor sensual. Todas mis acciones lo confirman. Al ver algo bueno en mí mismo, quiero llevarlo a la vista, o enorgullecerme ante otras personas o admirarme por ello. Aunque puedo mostrar humildad hacia el exterior, sin embargo, atribuyo todo a mi propia fuerza y me considero superior a los demás, o al menos no peor que ellos. Si me doy cuenta de una falla en mí persona, trato de excusarla, la cubro diciendo: 'Estoy hecho así" o "Yo no tengo la culpa". Me enojo con los que no me tratan con respeto y los considero incapaces de apreciar el valor de las personas. Me jacto de mis regalos: mis fracasos en cualquier instancia los considero como un insulto personal. Susurro, y encuentro placer en la tristeza de mis enemigos. Si me esfuerzo por hacer el bien es con el propósito de ganar alabanza, o autoindulgencia espiritual, o consuelo terrenal. En una palabra, continuamente hago de mi mismo un ídolo y hago de ello un servicio ininterrumpido, buscando en todas las cosas los placeres de los sentidos, y alimento para mis pasiones sensuales y concupiscencia.
El repasar todo esto me veo como orgullosa, adúltera, incrédula, sin amor a Dios y odiando mi vecino. ¿Qué estado podría ser más pecaminoso? La condición de los espíritus de la oscuridad es mejor que la mía. Ellos, a pesar de que no aman a Dios, odian a los hombres, y viven en el orgullo, pero al menos creen, y tiemblan. Pero yo? ¿Puede haber un castigo más terrible que el que me enfrenta, y qué condena podrá ser más rigurosa que esta vida descuidada e imprudente que reconozco en mí misma?

Traducido de: http://filippodineri.tumblr.com/post/113868111862/a-confession-which-leads-the-inward-man-to

Wednesday, February 25, 2015

3rd call?

1st one I was around 4 and it became a reality when I was asked what I wanted to be when I grew up. I had to draw it, and guess what I draw?

A nun.

2nd after I finished school. The obstacle? My dad said NO WAY! you ought end a professional career and then you can do what you want.

After living away from home, I came back with a professional title, worked for a couple of years and I tried vocational discernment with a Jesuit priest. I ignored to much that time about what it meant to be Catholic, and had no clue about a lot of things. So when this priest told me I was not suitable for religious life I took it for granted.

After spending some more years out of Bolivia, I ended discovering finally my Church and Faith in the last country I thought I could find God. It was a nice afternoon, I was about to finish the first book of Jesus of Nazareth by J. Ratzinger. It was part of my 3 month job at one of the places I consider a bit of paradise on earth. Mount Rainier was quiet, and when I was reading the last paragraphs, a soft wind crossed me and then I knew. My ontological questions were answered in a brief and complete way that left my heart forever changed.

Granted, after that it has been no sweet ride all the times, but even with the dark days I found later, I can really feel very blessed and have no complains. Almost 2 years ago I started preparing myself to become a consecrated lay MC. That's where I discovered I had a long time craving to be more time in front of my Savior and Creator.  Holy hours are now a vital part, and even when I just have one day of the week for this, I've realized what a treasure is to make room for more than just one day in His presence.

End of December 2014, we had a retreat for LMC in Bolivia (we are 6 now). Sr. Martin made sure to prepare some talks with some priests and she closed the talks with a beautiful one about how aside from Prayer/Charity, LOVE will give coherence to all that we do. She also made sure we had a lot of time in front of Him. And that's when it hit me one more time: COME!

I wrote to the previous superior who was living in another city and realized that I struggle with obedience. I asked her if it was also difficult for her and how that major detail could become an obstacle if I didn't trust enough in God's Grace. When I reached home I told my mom about this desire reigniting once more in me and how I struggled because I kept thinking that I had to be available to take care of my parents in few years ahead.

She said this should not be an obstacle. While tears were running down my cheeks, my dad came and asked what was all about. My mom explained and to my surprise, he sat down and said that I should explore this call, that them becoming older and needing care should not be the issue to hold me away from God. I felt more tears as this answer was like a big clear sign.

But where to begin? how will I find the place where He wants me to be? Somethings are clear already. I want to look into contemplative, traditional and sort of trappist, benedictine life. Yes, at least that is clear now.

So this is why, this year I have to depart in some more months from work and start a pilgrimage to seek silence. I need to hear better for this time it won't be my will.This time I know that His will has to be done.

+AMDG



Monday, December 29, 2014

Gift yourself!

This likeness reveals that man, who is the only creature on earth which God willed for itself, cannot fully find himself except through a sincere gift of himself. (Gaudium Et Spes 24).

Why do we forget so fast that Christ has gifted Himself to us? Why we don't worry about what gift we will give Him?. 

Even the priest at the parish I assist and help is reluctant to gift people advent songs before Christmas. His excuse? People won't understand! "yeah, so let's keep them hiding and living in ignorance, instead of educating them".

To the extreme, in Bolivia people has the belief that the image of a Jesus Baby should listen Mass and receive holy water year by year. The question remains in the air: How come these people guard an image and don't care to attend Mass the rest of the year? ... how come the image receives the benediction (and remains unchanged) and they refuse to receive it and decide finally to change?

At home everybody was running busy with food preparation, packing of gifts, shipping cards, and other things. This year I was longing for Mass the 24th and had some time to reflect during Advent. Compared to other years, I was arriving to Christmas more prepared than other years. But around me all the hassle was very distracting. 
After Mass, my 2nd gift to Jesus.

I've learned that we tend to forget easily what is important during this time of the year. In the streets is even worst, people buying frenetically gifts and gifts! there are some points when they start fighting or arguing over silly things. Others feel such pressure that end up complaining. 

This year I was invited to participate in a radio show, a special for Christmas day. I went to Mass early in the morning and then had breakfast. While others were sleeping, I was ready to talk about what Christmas should be. 

God is merciful and His Spirit was eloquent. My mom heard the whole program (she was making sure I was not going to say some heresy) and told me it all came out really good. My tone, the words I used, the message and all the quotes of Scripture and other theology authors. Music was played by 1 violinist and his two sisters. The whole thing was simple yet joyful. After the program I was able to talk with the 3 of them and found new beloved children of God.

My guess is that if next year at home we will skip all the dinner preparation, keep it simple and after Mass, adore at home the best GIFT we could have ever received.